Enfermedad Degenerativa de Disco
English Version

Definición
Los discos se encuentran entre los huesos espinales (vértebras). Sirven como amortiguadores. Protegen la columna y le brindan flexibilidad. La enfermedad degenerativa de disco se produce por el desgaste de los discos. Este desgaste produce dolor y otros síntomas. La mayoría de las personas padecen algún tipo de deterioro en los discos a medida que envejecen. No todos los tipos de deterioro tienen como consecuencia síntomas de esta enfermedad.

Disco degenerativo

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
Generalmente, el disco se deshidrata y no es tan resistente como debería serlo. El tejido fibroso, que sostiene el material del disco en su lugar, puede sufrir pequeños desgarres. Estos desgarres producen más daño. Existe evidencia de que la genética puede desempeñar una función importante en algunas personas.

Factores de riesgo
Los siguientes factores podrían incrementar su riesgo de enfermedad degenerativa de disco:
  • Edad: entre 30 y 50 años
  • Antecedentes familiares de enfermedad degenerativa de disco
  • Actividad atlética
  • Lesión en la espalda

Síntomas
Los síntomas de la enfermedad degenerativa de disco incluyen:
  • Dolor en la parte baja de la espalda, glúteos, muslos, o cuello
  • Dolor que empeora al sentarse, inclinarse, levantarse, o torcerse
  • Dolor que mejora al caminar, cambiar de posiciones, o recostarse
  • Periodos de dolor severo que mejora después de unos cuantos días o meses
  • Adormecimiento y hormigueo dentro de las piernas
  • Debilidad en las piernas
  • Dejar caer el pie (incapacidad de elevar el pie y tobillo)

Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Otras pruebas pueden incluir:
  • Exámenes de sangre y/o de orina para descartar otras causas de dolor
  • Resonancia magnética : una prueba que usa ondas magnéticas para captar imágenes de estructuras internas del cuerpo
  • Radiografía - un examen que usa radiación para tomar una imagen de estructuras internas del cuerpo, especialmente los huesos
  • Discografía - se inyecta un medio de contraste en el área espinal afectada para obtener radiografías más claras

Tratamiento
Consulte con el médico cuál es el mejor plan para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

Fisioterapia
La terapia para esta condición se centra en enseñarle cómo controlar el dolor de espalda. Esto podría involucrar:
  • Entrenamiento de posturas
  • Hacer ejercicio
  • Compresas frías
  • Calor
  • Estimulación eléctrica
  • Relajación
  • Otras formas de terapia física

Inyecciones
Las inyecciones de esteroides pueden utilizarse para aliviar un poco el dolor. Se inyectan alrededor de los nervios que salen de la columna vertebral.

Cirugía
Puede necesitarse cirugía para algunas personas. La cirugía puede incluir la extirpación del disco degenerado y la fusión de dos vértebras.

Prevención
Tome las siguientes medidas para ayudar a proteger su columna:




RESOURCES:
American Academy of Orthopaedic Surgeons

North American Spine Society

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Orthopaedic Association

Canadian Orthopaedic Foundation

References:
Degenerative disc disease. Cedars-Sinai Medical Center website.
Available at: http://www.csmc.edu/5757.html . Accessed July 2, 2007.

Degenerative disk disease. University of Pittsburgh, Department of Neurosurgery website. Available at: http://www.neurosurgery.pitt.edu/spine/conditions/ddd.html . Accessed July 2, 2007.

Paassilta P, Lohiniva J, Göring HH, et al. Identification of a novel common genetic risk factor for lumbar disk disease. JAMA . 2001;285:1843-1849.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.